Macarrones con carne molida

Riquísimo plato de pasta con carne picada, verduras y el toque perfecto de salsa de tomate, pimienta y queso rallado. Sencillo, rápido y con un gran sabor.

Receta de macarrones con carne molida

Ingredientes para preparar macarrones con carne molida

  • 300 gr. de macarrones
  • 200 gr. de carne picada de cerdo
  • 1 cebolla
  • 1 pimiento verde
  • 1 tomate
  • 7 cucharadas de salsa de tomate frito
  • Queso rallado
  • Pimienta negra molida
  • Aceite de oliva
  • Sal

¿Cómo preparar macarrones con carne molida?

  • Como lo primero que vamos a hacer es cocer la pasta, es bueno que leamos las indicaciones del fabricante para saber tanto la cantidad del agua que debemos usar, como el tiempo de cocción de la pasta para que la misma quede en su punto.
  • Una vez que lo tenemos claro, cogemos un cazuela de buen tamaño y echamos en ella el agua necesaria. Ponemos la cazuela al fuego y esperamos a que el agua rompa a hervir.
  • Una vez que el agua esté hirviendo, añadimos una pizca de sal, removemos para que la sal se deshaga, e incorporamos los macarrones. Volvemos a remover para que la pasta no se pegue.
  • Mientras la pasta se está cociendo, ponemos otra cazuela al fuego y añadimos dos cucharaditas de aceite de oliva.
  • Pelamos la cebolla y la picamos muy fina. Añadimos la cebolla a la cazuela y la pochamos a fuego lento con unos granos de sal.
  • Picamos el pimiento y lo añadimos también a la cazuela.
  • Cuando la verdura está rehogada, o sea, algo blanda pero con el corazón aún tiesita, agregamos la carne molida y salpimentamos al gusto.
  • Añadimos a continuación el tomate rallado y removemos todo para que se mezcle.
  • Una vez que los macarrones están listos, los escurrimos y, sin enfriar, los agregamos a la cazuela. Mezclamos todos los ingredientes.
  • Agregamos a los macarrones con carne la salsa de tomate frito y comprobamos que esté bien de sal y de pimienta negra molida.
  • Servimos este plato con un poco de queso rallado por encima, mejor si lo rallamos en el momento, para que tenga todo el sabor y toda la textura.
  • Foto orientativa: jypsygen
Nota del autor:

Si queremos, podemos gratinar el plato cuando agreguemos el queso para que el mismo se dore ligeramente. De todas formas, si no lo haces no te preocupes, pues con el calor de la pasta y de la carne, el queso se derretirá de todas formas.

Si no vas a comer la pasta en el momento, te aconsejo que no eches la pasta en la salsa y que la escurras y enfríes y la guardes por separado. Una vez que la vayas a comer, echa la pasta en la salsa con la carne, y termina la preparación. Esto es para que la pasta no se pase y el plato no te quede como una "pucha" en el momento de comerla.